Pásate al MODO AHORRO

Las tragaperras inundan Euskadi: hay una por cada 288 habitantes

Un informe del Gobierno vasco dibuja el mapa de los juegos de azar en Euskadi

En los últimos años ha aumentado la instalación de estas máquinas tragaperra en la hostelería vasca / Benoit Dare (Unsplash)
En los últimos años ha aumentado la instalación de estas máquinas tragaperra en la hostelería vasca / Benoit Dare (Unsplash)

En los últimos años el cerco a las apuestas con el objetivo de poner freno a la ludopatía ha dado pie a numerosas regulaciones con el objetivo de limitar la publicidad de las casas de apuestas en ámbitos como el juego o la promoción del sector del azar online. Sin embargo, las máquinas presenciales no han parado su expansión por Euskadi. Según un registro del Gobierno vasco al que ha tenido acceso Crónica Vasca, fuera de los locales de juego, la hostelería vasca tiene un total de 7.609 máquinas de juegos de azar.

7.609 máquinas 'tragaperras' que hacen que en Euskadi un dispositivo oferte juegos de azar por cada 288 habitantes. El registro al que ha tenido acceso esta redacción desglosa este tipo de maquinaria por ámbitos municipales. Eso ha permitido crear este mapa del juego en Euskadi con las ratios de máquinas tragaperras en todas las localidades vascas que tienen, al menos, una máquina tragaperras. Para clasificarlas se ha dividido el mapa en cinco categorías según si la proporción de estas máquinas de slots superan, igualan o rebajan la media del conjunto de la comunidad autónoma.

 

Pequeña y adinerada: así es la localidad más interesante para el sector del juego

El cruce de datos entre las distintas variables del registro del Gobierno vasco también ha permitido demostrar que la renta per cápita es un factor clave para la instalación. Cuanto más alto sea el patrimonio de los habitantes de un municipio, más se vuelca el sector del juego con esa localidad. Entre todos los pueblos vascos que disponían de máquinas tragaperras, el 50% que presentaban una mayor presencia media por habitantes tenían una renta media de 23.473 euros por habitantes. Sin embargo, en la otra mitad de pueblos que tenían menos oferta de juego en sus localidades, la renta per cápita media descendía a 21.979 euros por cada uno de sus vecinos.

Sin embargo, el patrimonio no lo es todo: la densidad de población también influye en la presencia o ausencia de estos aparatos. En este caso, en una proporción inversa: los municipios con una menor densidad de población presentan más máquinas tragaperras por habitantes. La mitad de las localidades que tenían más juegos de azar en Euskadi registraban una densidad de población media de 372 habitantes por km2. En cambio, allí donde había menos juegos de azar la densidad de población ascendía, de media, hasta los 1.028 habitantes por cada km2.

Estas cifras permiten, por tanto, definir un retrato robot de la localidad perfecta en Euskadi para el azar. Al sector del juego le interesan de un modo particular municipios pequeños donde la renta per cápita sea alta. Es ahí donde tienen puestas sus esperanzas de encontrar a los mejores clientes, a la gente más vulnerable y con mayor propesión a engancharse a las tragaperras. Por territorios históricos, la imagen deja Álava como el territorio que más problemas tiene con el juego: tiene un tragaperras por cada 268 alaveses, proporción que sube apenas cuatro habitantes en el caso de Bizkaia (272) pero que en el caso de Gipuzkoa aumenta hasta una máquina por cada 329 guipuzcoanos.

La pujanza del sector en los últimos años queda evidenciada en las fechas de instalación de estas máquinas: el 82,6% de los aparatos que hay en la hostelería vasca actualmente han sido instalados en los últimos tres años, donde ni la pandemia ha conseguido frenar el progreso del juego en Euskadi: en 2019 se instalaron 1.551 máquinas, en 2020 fueron 1.981 los dispositivos instalados y hasta el 11 de noviembre, 2021 había permitido al juego llegar a 2.753.

Tragaperras hasta en parroquias y en pleno confinamiento domiciliario

De hecho, durante el primer estado de alarma de 2020, se instalaron un total de 128 juegos de azar en la hostelería. Durante el periodo de confinamiento domiciliario total —del 15 de marzo de aquel año hasta el 27 de abril, primer día en el que los niños pudieron salir a la calle— fueron un total de 16 las instalaciones que se realizaron en bares y restaurantes vascos.

El registro del Gobierno vasco lo presenta el propio Ejecutivo como un listado de maquinas tragaperras en locales de hostelería. Sin embargo, el Ejecutivo autonómico también documenta la presencia de juegos de azar en sitios como la sede del PSE-EE en Leioa, batzokis del PNV, el centro parroquial San José de Amurrio o la asociación de vecinos de Kareaga en Basauri.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído
Destacados