Pásate al MODO AHORRO

Urkullu confía en el aval del Superior de Justicia para imponer el certificado de vacunación

El lehendakari señala que la medida "está hablada" con los hosteleros, aunque piden no ser los únicos que tengan que aplicarla

El lehendakari en la inauguración del monumento a la enfermería, una escultura del artista Jesús Lizaso./ Irekia
El lehendakari en la inauguración del monumento a la enfermería, una escultura del artista Jesús Lizaso./ Irekia

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado que espera contar con el "aval" del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) para la implantación en Euskadi de la exigencia del certificado covid-19. El Gobierno Vasco ha solicitado al TSJPV autorización para exigir el certificado covid en determinadas actividades ligadas al ocio nocturno, como conciertos, y en restauración.  Urkullu ha dicho que tiene esperanza de que la sala de lo contencioso administrativo del TSJPV, que en ocasiones anteriores ha fallado en contra de las medidas del Gobierno Vasco, avale el certificado sanitario.

Entre otras medidas, a partir de hoy se pedirá a las autoridades de los municipios que superen los 150 casos de incidencia acumulada que suspendan o pospongan temporalmente la celebración de todas aquellas actividades donde se prevea que no pueden garantizar las medidas preventivas. Ante las quejas de los hosteleros que reclaman que se imponga la exigencia del certificado de vacunación a todos los sectores y no solo a ellos, Urkullu ha señalado que  "todo eso está hablado con las asociaciones de hostelería" y añadido que no tenía "nada más que decir" al respecto.

Según ha recogido EFE, el lehendakari ha considerado que el "certificado sanitario", una denominación "más correcta" que la del "pasaporte covid", puede ser una medida efectiva, aunque es preciso contar con el respaldo del tribunal "para no sufrir situaciones del pasado", como los recursos y los fallos judiciales contrarios a las medidas del Ejecutivo vasco. Urkullu ha descartado establecer la vacunación obligatoria dada el alto porcentaje de la población que está inmunizada, pero ha vuelto a apelar a la responsabilidad de la ciudadanía aún no vacunada para que lo haga y tenga en cuenta que la vacunación "no solo es por la salud individual, sino por solidaridad con el resto".

"No podemos volver atrás, la autoprotección sigue siendo necesaria", ha señalado el lehendakari, antes de recordar que cumplir las normas representa "un alivio en la carga de trabajo de la atención primaria y los hospitales".
 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados