Pásate al MODO AHORRO

Urkullu pedirá a Sánchez limitar los aforos y horarios comerciales y hosteleros en Navidad

Para los días festivos y vísperas planteará el cierre de la hostelería a las nueve de la noche, medidas que el Gobierno vasco puede adoptar con sus competencias

EFE

El lehendakari en una Conferencia de Presidentes anterior. / EP
El lehendakari en una Conferencia de Presidentes anterior. / EP

El lehendakari, Iñigo Urkullu, propondrá en la Conferencia de Presidentes de este miércoles la limitación de aforos y de horarios comerciales y de hostelería los días 24, 25 y 31 de diciembre y los días 1, 5 y 6 de enero, y que estas restricciones junto con otras se extiendan hasta le 31 de enero en las comunidades autónomas con incidencia superior a 500 casos.

El Gobierno vasco ha hecho público el documento con las propuestas que Urkullu elevará esta tarde a este foro presidido por Pedro Sánchez y convocado para analizar el avance de la sexta ola de coronavirus, que en las últimas horas ha dejado en Euskadi 3.588 positivos, cifra récord en lo que va de pandemia.

Los criterios específicos que Urkullu defenderá para el periodo navideño pasan, además de por la obligatoriedad de las mascarillas, por la limitación de aforos del 60 %, por la prohibición de consumo de pie en la hostelería y por que haya un máximo de diez personas en las agrupaciones de clientes por mesa. 

Para el 24, 25 y 31 de diciembre y para el 1, 5 y 6 de enero plantea que todos los establecimientos comerciales, así como todos los de hostelería y restauración cierren a las 21:00 horas, con excepción de los restaurantes que los días 24 y 31 de diciembre y 5 de enero podrán servir cenas hasta las 23:30, hora en la que deberían desalojarse los comedores. Quedarían exceptuadas de esta limitación las gasolineras, áreas de servicio y farmacias.

En esas misma fechas, el Gobierno Vasco quiere que también los hoteles, casas rurales, campings o cualquier otro de tipo alojamiento con servicio de restauración, tanto en sus espacios comunes como en habitaciones, bungalows o apartamentos, sólo puedan servir cenas hasta las 23:30 horas.

Asimismo, para el 25 de diciembre y 1 y 6 de enero la apertura al público de todos los establecimientos comerciales, así como de los de hostelería y restauración, no podría hacerse antes de las 8:00 horas, salvo en gasolineras, áreas de servicio y farmacias, así como en el servicio de desayunos de hoteles y otros alojamientos.

Urkullu trasladará a este foro la recomendación ya vigente en el País Vasco para que los encuentros familiares en las fechas navideñas se desarrollen sin superar las diez personas y con un máximo de dos unidades familiares.

Más allá de la Navidad y con vigencia hasta el 31 de enero, el lehendakari propondrá a la Conferencia de Presidentes el mantenimiento de algunas de las restricciones que quiere para este periodo festivo y la implantación de otras nuevas, que plantea como comunes para todas las autonomías que, como es el caso de Euskadi (1.344,31), superen la incidencia acumulada de 500 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días.

Este listado lo encabeza la obligatoriedad de uso de la mascarilla en exteriores, que el horario máximo de cierre de las actividades comerciales, sociales y culturales sea la una de la noche y que se limite el aforo de todo tipo de establecimientos y recintos interiores a un 60 % de su capacidad.

En el ámbito de los eventos sociales, culturales y deportivos, Euskadi solicitará que el máximo de personas que pueda reunirse sea de 600 en interiores y de 800 en exteriores. Cuando estos espacios tengan capacidad de entre 1.600 y 5.000 personas, el máximo se establecería en 800 y de 1.200 personas, respectivamente, y cuando tenga cabida para 5.000 personas, el tope sea del 50 %.

El documento elaborado por el Gobierno vasco establece también que hasta el 31 de enero se prohíba consumir de pie y limitar las agrupaciones por mesa a un máximo de diez en locales de hostelería, restauración y ocio nocturno.

En cuanto a la práctica deportiva en interiores, para el Ejecutivo de Urkullu, debería estructurarse en grupos de hasta 10 personas y el uso de vestuarios limitarse a una ocupación del 50 %, con una utilización individual de duchas que permita una distancia interpersonal de dos metros.

Todas las propuestas han sido elaboradas por la comisión técnica que asesora al Gobierno vasco para hacer frente a la pandemia al estimar que en estos momentos la trasmisión del virus es "mayoritariamente comunitaria".

Destaca que por un lado se contagian las personas no vacunadas, pero advierte de que la población vacunada también se ve afectada porque "puede estar perdiendo cierto grado de inmunidad", circunstancias que junto con "la falta de medidas de contención" pueden ser la causa para estos técnicos del "crecimiento sostenido" en las tasas de incidencia.

Con casi el 25 % de los positivos diagnosticados en Euskadi pertenecientes a la variante omicrón, la estrategia de vacunación de la dosis de refuerzo avanza en esta comunidad autónoma y también lo hace el proceso de inmunización de los menores de 12 años, de los que un 33 % ya han sido pinchados desde el pasado miércoles.

Destacados