Pásate al MODO AHORRO

Urkullu ve "muy difícil" una Semana Santa con libre movilidad entre autonomías

El lehendakari advierte de que "no es momento de pensar en la relajación de medidas" cuando España está por encima de los 800 casos de incidencia

El lehendakari del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS
El lehendakari del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

El lehendakari Iñigo Urkullu ha advertido este miércoles que las vacaciones de Semana Santa de este año tampoco serán, previsiblemente, como venían siendo. Urkullu no ve "factible" permitir una "movilidad indiscriminada" de la población vasca durante esta festividad -entre el 1 y el 5 de abril-, y ha recordado que "no es momento de pensar en la relajación de medidas" en un contexto sanitario como el actual, con la pandemia azotando en cada rincón de Euskadi.

El lehendakari ha hecho estas reflexiones a preguntas de los periodistas en la rueda de prensa posterior a la firma de un acuerdo con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEI), Mariano Jabonero. Urkullu ha reconocido que las tasas de incidencia de la pandemia en el País Vasco "se están estabilizando", con 667,9 casos en 14 días por cada 100.000 habitantes, una positividad del 6,4 % y un índice reproductivo por debajo del 1, pero ha instado a ser "cautelosos y muy cuidadosos en las interpretaciones", por lo que ha indicado que las instituciones vascas se dan "días de plazo" para analizar la evolución de los datos.

No es momento de "relajación"

El lehendakari ha avanzado que el Consejo Asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi se reunirá de nuevo el viernes de la próxima semana para estudiar la situación y, aunque ha dejado claro que "no es momento para pensar en una relajación de las medidas de vigor", ha dicho sin concretar que en todo caso "alguna" se podría replantear. "Ojalá que la tendencia nos lleve a no tener que adoptar medidas más radicales y restrictivas. Esa es nuestra esperanza", ha planteado Urkullu.

De cara a Semana Santa y después de que la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, confiase en que el reinicio de los viajes nacionales pueda darse en ese periodo vacacional, el lehendakari ha adelantado que se le hace complicado pensar "más allá del día a día" en lo relativo a la incidencia del coronavirus, aunque ha opinado que no lo ve viable. "Se me hace difícil pensar que pueda ser factible una movilidad indiscriminada cuando la incidencia actual en España está por encima de los 800 casos", ha afirmado Urkullu, quien ha hecho hincapié en que se necesita tiempo para situarse por debajo de 500 casos y ha subrayado que "para estar en una situación buena la tasa debería bajar de 60".

Archivado en:

Destacados