Pásate al MODO AHORRO

Desarticulan una red que operaba en Gipuzkoa dando medicamentos prohibidos a deportistas de élite

Los deportistas eran captados por varias personas íntimamente relacionadas con el mundo del deporte profesional, ofreciéndoles los servicios de un conocido médico deportivo

La Guardia Civil desarticulan una red que operaba en Gipuzkoa dando medicamentos prohibidos a deportistas de élite. / Guardia Civil
La Guardia Civil desarticulan una red que operaba en Gipuzkoa dando medicamentos prohibidos a deportistas de élite. / Guardia Civil

La Guardia Civil ha desarticulado una red afincada en la provincia de Cáceres, con ramificaciones en Gipuzkoa, dedicada a la distribución ilícita de medicamentos dentro y fuera de España sin autorización para ello, a su fabricación y a la venta de sustancias prohibidas en el deporte con destino a deportistas de primer nivel.

Se trata de la operación Ilex, iniciada a principios del año pasado y desarrollada por la Sección de Salud Pública y Dopaje de la Unidad Central Operativa (UCO) del instituto armado, como ha informado este jueves la Guardia Civil. Todo comenzó cuando los agentes de la UCO tuvieron conocimiento de la posible distribución ilícita de medicamentos por parte de un médico titulado e identificaron a los miembros de un grupo sospechoso de estas prácticas.

Esos consumidores finales eran deportistas captados por varias personas muy relacionadas con el mundo del deporte profesional y a quienes se les ofrecía los servicios de un conocido médico, quien preparaba los entrenamientos incluyendo un complemento nutricional con medicamentos y sustancias prohibidas en el deporte.

Qué deportistas están investigando

El exciclista y exdirector deportivo Vicente Belda Vicedo, su hijo Vicente Belda García, masajista del equipo Astana, y el ciclista colombiano Miguel Ángel López son algunos de los investigados en esta trama. En total son ocho las personas investigadas en esta trama, cuyos miembros tenían misiones concretas, entre ellas las de conseguir componentes químicos que después mezclaban para elaborar los medicamentos prohibidos, entre ellos uno utilizado para el dopaje, la Menotropina.

Cómo funcionaba esta red

Fuentes próximas a la investigación han indicado a EFE que se trata del médico y profesor de la Universidad de Extremadura (UNEX) Marcos Maynar, quien fue detenido en mayo pasado por, entre otros supuestos delitos, tráfico ilegal de medicamentos y a quien un juez dejó en libertad con cargos tras declarar en el Juzgado Número 4 de Cáceres.

A lo largo de la investigación se ha podido corroborar como los deportistas, una vez puestos en contacto con el citado médico y su ayudante, doctor en Fisiología del Ejercicio, eran sometidos a un estudio previo mediante analíticas y pruebas de esfuerzo.

Unas pruebas que se realizaban en las instalaciones de la Facultad de Ciencias del Deporte de Extremadura, al igual que la fabricación, recepción y almacenamiento de ciertos medicamentos, donde uno de los principales investigados desempeñaba su labor docente, subraya la Guardia Civil. Posteriormente, se preparaba un plan de entrenamiento a los deportistas que incluía el consumo de medicamentos no autorizados en España, así como de otros de la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje.

Cobraban a los deportistas según sus posibilidades de ganar

Por estas actividades los miembros de la red cobraban a cada deportista una cifra que, dependiendo del nivel y de la posibilidad de obtención de premios, podría alcanzar hasta 3.000 euros por temporada.

Los medicamentos y sustancias prohibidas llegaban a los deportistas por canales seguros a través de terceras personas para ocultar la relación médico-deportista y, en algunos casos, se entregaban directamente en mano cuando se trataba de deportistas de primer nivel.

Además, médico y deportista se comunicaban a través de aplicaciones de mensajería seguras. En algún caso se ha detectado cómo los investigados, como medida de seguridad extra, hacían uso de aplicaciones que dificultan la lectura de los mensajes. La Guardia Civil destaca que entre los consumidores finales se ha identificado a un menor de edad.

Qué sustancias vendían

En estos registros se han intervenido distintos medicamentos no autorizados en España, como Actovegin®, ácido Dicloroacético (DCA) y Teofilina, así como sustancias prohibidas en el deporte como la hormona Menotropina.

También se han incautado otros medicamentos facilitados a los deportistas, como cafeína en presentación inyectable o supositorio y gran cantidad de cápsulas vacías preparadas para su relleno con alguno de estos medicamentos para su posterior distribución.

Archivado en:

Destacados