Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno central financiará 80 patentes y 350 proyectos de la UPV con los Presupuestos

Los PGE incorporan una partida de 2,6 millones de euros para la adquisición de los equipos necesarios para el desarrollo de los trabajos de los Servicios Generales de Investigación de la UPV

Centro de Investigación de la UPV-EHU en el campus de Vitoria
Centro de Investigación de la UPV-EHU en el campus de Vitoria

Los presupuestos Generales del Estado (PGE) inyectarán 2,6 millones de euros a los Servicios Generales de Investigación (SGIker) de la Universidad del País Vasco. Se trata de unas instalaciones donde se desarrollan más de 350 proyectos de investigación impulsados bien por los diferentes departamentos de la propia universidad, bien por empresas privadas o sociedades públicas. Es, por lo tanto, una infraestructura de colaboración entre el sector privado y que el pasado año generó más de 80 patentes en los sectores la biotecnología y la salud, acero, digitalización, agricultura y sostenibilidad.

Los Servicios Generales de Investigación de la UPV, que tienen sede en las tres provincias, son unas instalaciones con herramientas que van desde la espectrometría de masas para analizar la composición química de los materiales, hasta animalarios, pasando por microscopios de gran resolución. Se trata de equipamientos muy caros, con un coste que supera los 500 mil euros pero que permiten desarrollar proyectos de investigación fundamentales para canalizar la labor de la propia universidad, pero también toda la tarea de I+D del tejido empresarial vasco. Así lo ha explicado el vicerrector de investigación de la UPV-EHU, José Luis Martín.

Investigación UPV-EHU y empresas privadas

Con estos 2,6 millones incluidos en el presupuesto, fruto de una enmienda del PNV, se dota la partida con la que la UPV afrontará las compras de 4 máquinas que servirán para analizar la composición molecular de líquidos y sólidos. Los centros cuentan también con una plantilla de 60 personas que elevan su presupuesto por encima de los 5 millones de euros. En estas instalaciones se desarrollan hasta 350 proyectos de investigación que, el último año, permitieron desarrollar más de 80 patentes. Es un trabajo en el que han participado 213 entidades, de las 153 eran privadas y 60 públicas.

Las áreas de trabajo se centran especialmente en tres áreas: la biomedicina y la biotecnología, el análisis sobre materiales y superficies y el apoyo tecnológico. Son las principales líneas de investigación que han generado 800 servicios, de los que más de un 65% han venido solicitados por el sector privado. El 40% de los servicios se han centrado en la investigación de materiales, el 25% han girado en torno a la medicina y la biotecnología y otro 21% de los servicios ha desarrollado el desarrollo tecnológico.

Aportación de la universidad frente a la covid-19

En la parte de la salud, la investigación genómica aplicada a las enfermedades del sistema nervioso, como el Alzheimer, el cáncer y los infartos cerebrales. Este año además, la colaboración por la situación del coronavirus ha sido especialmente importante. Así SGIker ha participado con el Instituto de la Salud Carlos III para realizar el estudio de seroprevalencia, analizando los casos de los asintomáticos que daban positivo. Además, en la primera ola, se aprovecharon muchas de sus instalaciones para el análisis de PCR de Osakidetza.

Investigación en la industria

La unidad centrada en el análisis de materiales y superficies es la más cercana a la industria vasca de la automoción, aeronáutica y del metal. En colaboración, se desarrollan proyectos como en el que participan hasta 80 empresas en el centro de fabricación aeronáutica de Zamudio. El estudio sobre el acero y la degradación de materiales también tiene aplicaciones en el sector de máquina herramienta.

En cuanto al soporte tecnológico, uno de los proyectos más destacados que se han desarrollado en SGIker ha sido el “acompañante virtual”. Un dispositivo provisto con un sistema de inteligencia artificial y que busca desarrollar el apoyo y compañía que necesitan personas mayores que se encuentran solas. El dispositivo puede ayudar a recordar tareas, realizar llamadas, contactar a la persona con su familia, así como acompañar poniendo música, recordando fechas o historias.

Otra línea importante que afecta de modo transversal a todas las unidades es la medioambiental. Así muchos de los trabajos realizados se dirigen al desarrollo de productos agrícolas más eficientes y ecológicos. También en el análisis del agua del mar y seguimiento de los efectos de la contaminación.

En todas esta tareas, la coordinación con los centros tecnológicos, como Tecnalia, Neiker o Gaiker es continua, se trata de compaginar los equipos que cada uno tiene para que podamos abarcar todas las necesidades y evitar redundancias.

Archivado en:

Destacados
Lo más leído