Pásate al MODO AHORRO

Los 177 millones que separan a Urkullu de la fiscalidad de Ayuso que reclaman los empresarios

El lehendakari defiende que Euskadi no puede eliminar Impuestos como el del Patrimonio, que no está vigente en Madrid, para asegurar las políticas sociales, aunque las cuentas madrileñas destinan mayor porcentaje a Sanidad o Educación

El lehendakari Iñigo Urkullu junto a Eduardo Zubiaurre. / EP
El lehendakari Iñigo Urkullu junto a Eduardo Zubiaurre. / EP

El País Vasco recaudó el año 2020 por el Impuesto de Patrimonio 177 millones, una cantidad que apenas supone el 1,25% de del total de la recaudación de ese año de las tres diputaciones forales -13.949 millones-, pero que parece haberse convertido en una nueva barrera que separa al Gobierno vasco de los empresarios, que quieren mirarse en el espejo fiscal madrileño de la presidenta Isabel Díaz Ayuso.

Madrid ha suprimido la recaudación por este impuesto y pondrá en marcha en breve una serie de rebajas también en el IRPF,  a las que el lehendakari no ha dudado en calificar de 'dumping' fiscal', aludiendo a que  no vale reducir lo ingresos por la bajada de impuestos y luego solicitar dinero a la Administración General del Estado en sus vías de financiación autonómica, algo que Euskadi no puede hacer por estar sujeto al régimen del concierto económico, y por lo tanto, tiene que asumir su pérdida de recaudación. 

Aferrándose a ello, Urkullu volvía a insistir ayer en el Parlamento Vasco en que no se podían bajar los impuestos para garantizar los ingresos suficientes para no perder en políticas sociales. Y calificaba de "intereses propios" de los empresarios las valoraciones de los dirigentes de la patronal vasca alertando de la pérdida de competitividad de Euskadi frente a Madrid para la instalación de empresas por las diferencias fiscales.

De hecho, el presidente de Confebask, Eduardo Zubiaurre, aseguraba que en los últimos años Madrid se ha convertido en "una comunidad muy competitiva para atraer la inversión y el talento", mientras Euskadi "ha perdido competitividad en ese sentido". 

Por ello insistía en la petición a las administraciones vascas a bajar impuestos y aseguraba que el Impuesto de Patrimonio perjudica la implantación de empresas frente a la situación de Madrid que lo ha eliminado.

Sin embargo, pese a la competencia fiscal recae en las Diputaciones forales, Urkullu, interpelado por ello por el PP en el pleno de control, insistió de nuevo en que respeta" las valoraciones de los dirigentes de la patronal vasca, Confebask, pero insistió en que se realizan "desde sus propios intereses", y es necesario  mantener las políticas sociales que se desarrollan en Euskadi y para eso es necesario un "sistema fiscal progresivo". 

En definitiva, no abre opciones a las rebajas fiscales que reclaman los empresarios para eliminar el impuesto de Patrimonio o rebajar los tipos impositivos en el IRPF como piden los empresarios.

Aunque el debate fiscal no está de momento sobre la mesa, la eliminación del Impuesto del Patrimonio solo contaría con el apoyo del PP-Cs dentro de los grupos de la oposición, ya que tanto EH Bildu como Elkarrekin Podemos abogan por una subida de impuestos y desde luego no suprimir los que graban a las rentas más altas.

Más porcentaje de los Presupuestos a Sanidad y Educación en Madrid

Lo cierto es que Madrid está llevando a cabo una agresiva política fiscal en los últimos tiempos, y pese a ello, en la comparativa de los proyectos de  los Presupuestos de la Comunidad de Madrid y los del País Vasco no sale mal parada en lo que se refiere a las cantidades que destina en las cuentas a departamentos como Sanidad o Educación.
Por ejemplo, para el próximo año el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha presentado unas cuentas que suman 23.033 millones de euros, de los que 8.783 se destinarán a Sanidad, el 38,13% del total y 5.723 a Educación, el 24,84% del global.

En el País Vasco los Presupuestos ascienden a 13.107 millones de euros de los que se destinan a Salud 4.352 millones, el 33,2% del total, 4,93 puntos menos que en Madrid. Por su parte, la partida destinada a Educación asciende a 3.235 millones, un 24,67%  del total, 0,17 puntos menos que el porcentaje destinado por Ayuso.
Sí es más elevado el porcentaje del presupuesto vasco que se destina a Vivienda, el 3,87%, frente al 2,26% en Madrid; y también a Empleo: el 7,14% en el País Vasco frente al 2,83% del total de los presupuestos de Madrid.

Pese a estas diferencias en el proyecto para el año que viene, y aunque hay que tener en cuenta que se trata de regímenes fiscales diferentes, en la comparativa de los presupuestos de ambas comunidades el gasto per cápita es mucho más elevado en Euskadi que en Madrid. Del conjunto de los presupuestado para Euskadi en 2020, el gasto per cápita en Euskadi fue de 5,4 millones en 2020, frente al 3,4 en Madrid.

 

Lo más leído
Destacados