Pásate al MODO AHORRO

Las ayudas impulsadas desde el Estado y Airbus llegarán al sector aeronáutico a finales de enero

El Aerofondo, que busca paliar los efectos de la caída de pedidos en las empresas suministradoras del sector aeronáutico, comenzará con 100 millones de euros

Motor de avión. EP
Motor de avión. EP

La primera línea de ayudas que espera el sector aeronáutico, el Aerofondo, verá la luz a finales de este mes de enero. Se trata de unas ayudas impulsadas por el Gobierno de España, a través de la SEPI, y por Airbus que buscan paliar los efectos que ha generado la caída en la cartera de pedidos de las empresas del sector. Es una acción que busca actuar sobre la liquidez de las empresas distribuidoras por debajo de la categoría Tier 1, y que trata de salvar la actividad y supervivencia de compañías que se han quedado sin carga de trabajo por el descenso de los vuelos. Un compromiso que asumen el principal contratador, Airbus, y el Gobierno y que asciende a 100 millones de euros que se acordaron el pasado verano y que, desde entonces, están a la espera de concretarse. 

En países como Alemania y Francia la herramienta del Aerofondo lleva funcionando desde hace mucho tiempo y se trata de una demanda que el sector aeronáutico vasco ha planteado en numerosas ocasiones. Así, la caída de pedidos en el sector ha descendido más de un 50%, con lo que la supervivencia de muchas empresas proveedoras de fabricantes aeronáuticos se han visto muy comprometidas. No se trata tanto de las grandes empresas como Aernnova o ITP, que también, sino de sus empresas proveedoras. Son sociedades con menos músculo financiero y, por lo tanto, con menor capacidad de aguantar el parón del sector. Por eso, el Gobierno de España llegó a un acuerdo en verano con Airbus para poner en marcha esta línea de apoyo. La primera cantidad con la que comenzará serán 100 millones de euros, aunque desde el sector se espera que se incremente, y las condiciones y clausulas para llegar al dinero se darán a conocer a finales de este mes. 

La aeronáutica es un sector que se descuelga de la recuperación y observa cómo su ritmo se retrasa respecto al resto de sectores de la economía vasca. Así su horizonte de temporal para alcanzar los niveles “precovid” va mucho más allá del 2022 y ya se cifra en 4 ó 5 años. Dos de sus gigantes vascos de fabricación, Aernnova e ITP Aero han cerrado sendos procesos de ajustes en sus plantillas con un total de 172 despidos, motivados por la caída en la cartera de pedidos. El horizonte pasa, además de por la recuperación del tráfico aéreo y la movilidad, por la llegada del dinero previsto en este Aerofondo. 

Plan estratégico de la Aeronáutica

Mientras los vuelos en los aeropuertos sigan presentando un descenso de más del 65%, la recuperación en los contratos en el sector aeronáutico seguirá alejada. Por eso desde el cluster aeronáutico del País Vasco, Hegan, señalan la importancia, más allá de esta ayuda, que tiene recibir ingresos económicos para mantener la tensión en la modernización, digitalización y automatización de un sector que, al menos durante este tiempo, no pierda comba en el desafío de transformación estratégica para avanzar hacia motores con menor emisión y aumentar la competitividad. Así, en las próximas semanas se conocerá también el destino de más de 150 millones de euros que se gestionarán desde los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el Plan Estratégico de la Aeronáutica.  Estas acciones van más allá de atender las necesidades inmediatas generadas por la crisis y buscan desarrollar las líneas de investigación estratégicas. Se trata de la transformación de los motores para reducir las emisiones e incorporar el hidrógeno o la digitalización y la automatización en la producción.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados