Pásate al MODO AHORRO

Los constructores quieren que la administración asuma la subida de las materias primas

Abogan por introducir en los contratos mecanismos para compensar el incremento de los precios o "peligrará la rentabilidad de las obras y la recuperación del sector"

Construcción en Euskadi / EFE
Construcción en Euskadi / EFE

El sector de la construcción está sufriendo en estos momentos un fuerte incremento de precios de las materias primas que "puede poner en peligro" la rentabilidad de muchas de las obras ya en curso o pendientes de inicio, cuyos contratos se firmaron con esos precios muy por debajo de los que se registran en la actualidad. Una situación que condiciona enormemente sus márgenes de beneficio y que, según aseguran, puede poner en peligro la recuperación del sector.

Para atajar esta situación, las asociaciones de empresas constructoras consideran que sería necesario incluir cláusulas en los contratos, especialmente en la licitación pública,  donde el factor precio suele ser determinante a la hora de hacerse con una adjudicación, de forma que se contemplen fórmulas de compensación por la subida de precios de las materias primas. O lo que es lo mismo, que sean las Administraciones públicas contratantes las que asuman el aumento de los precios.

"Es necesario que los contratos contemplen fórmulas para que se revisen con arreglo a las circunstancias", señala Paul Liceaga, director de Asociaciones Sectoriales de Adegi y secretario de la Asociación de Constructores de Gipuzkoa, Ascongi.

Según datos del Eustat, las materias primas consumidas por el sector de la Construcción que han registrado mayores aumentos sobre el año pasado son los derivados del refino de petróleo, con un 40,8%, la metalurgia con un 14,9% y  el material electrónico con un 10,5%. 

Esta espiral de subidas, "condicionará la rentabilidad de los contratos" y por consiguiente la viabilidad de muchas empresas ya que "que perderán dinero", señala Liceaga.

Iñaki Urresti, presidente de los constructores de Bizkaia, Ascobi,  advierte además que ante la posibilidad de que la tendencia al alza de los precios se mantenga, las empresas se pueden retraer de acudir a las "licitaciones públicas" si no se incluyen cláusulas que garanticen que no se perderá dinero si las condiciones con las que se han firmado el contrato cambian. "Unos precios al alza puede tener un impacto que puede ser muy preocupante sobre la rentabilidad final" y hacer que culminar una obra comprometida "acabe en pérdidas".

El alza de los costes llega en un momento crucial para la recuperación del sector, "cuando parece que repunta la actividad" y esto e un condicionante que "puede complicar mucho la recuperación", después del bache de la pandemia, aunque el de la Construcción no fue el sector que más sufrió como consecuencia del confinamiento y del Covid, porque "las obras no se pararon por completo", recuerda Urresti.

Falta de mano de obra

Sin embargo hay que tener en cuenta que el sector en general llegaba a 2019 todavía muy tocado por la crisis de 2008. Precisamente, como recuerda Liceaga, en esta crisis el sector perdió muchos empleos que no se han  podido volver a recuperar. "Esta falta mano de obra también condiciona mucho la recuperación del sector".

Los constructores esperan que en los próximos meses haya un repunte de las obras gracias a la llegada de los fondos europeos, de la rehabilitación de viviendas para conseguir la eficiencia energética y de la obra pública, ya que las administraciones han decidido endeudarse para poder seguir manteniendo la inversión pública y reactivar la economía después de la crisis del Covid-19.

El sector supone el 10,7% del PIB

Según datos del cluster de la Construcción de Euskadi, Eraikune, secctor agrupa más de 27.100 empresas que facturan 16,8 millones de euros y generan más de 115.000 puestos de trabajo que equivale al 10,7% del PIB total de Euskadi y el 11,8% del empleo.

Según un estudio del impacto económico del sector las inversiones realizadas por estas empresas generan, de manera directa, 4.234 millones de euros de PIB (5,9% del PIB de Euskadi) y 59.972 empleos (6,2% de los empleos totales de Euskadi). Mientras que, de manera indirecta, la contribución se eleva hasta los 7.631 millones de euros de PIB y los 115.205 empleos, si se tiene en cuenta los sectores de bienes y servicios que emplean al sector de la construcción para desarrollar su actividad económica. Estas cifras equivalen al 10,7% del PIB total de Euskadi y el 11,8% del empleo.

Archivado en:

Lo más leído
Destacados