Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno vasco achaca al ciberataque del SEPE los datos del paro

El viceconsejero de Empleo dice que algunos indicadores presentan tendencias "opuestas" y que marzo ha sido "atípico en muchas cosas"

El viceconsejero de Empleo, Alfonso Gurpegui/ EP
El viceconsejero de Empleo, Alfonso Gurpegui/ EP

El viceconsejero de Empleo, Alfonso Gurpegui, ha relacionado el alza del paro en marzo en Euskadi con el ciberataque al servicio estatal de empleo en España (SEPE) que llevó a Lanbide a renovar de manera automática las solicitudes de empleo, lo que evitó la "salida natural" de "muchas personas". El viceconsejero ha vinculado esta subida con el ataque informático al SEPE del 9 de marzo, dado que ante la imposibilidad de cumplimentar los trámites, Lanbide optó desde ese día por renovar automáticamente todas las solicitudes de demanda de empleo para garantizar el cobro de las prestaciones en lugar de "preservar el dato estadístico".

Esta decisión además evitó la "la salida 'natural' del desempleo de muchas personas al no renovar su demanda de empleo en condiciones normales". En todo caso, Gurpegui, ha defendido que "el mal dato del empleo en marzo, como los buenos datos de meses anteriores, no ocultan la fortaleza que sigue mostrando la economía vasca", lo que mantiene a Euskadi "en una posición sólida para la salida de esta crisis" en la que serán "determinantes" los estímulos de las administraciones y la vacunación.

Ha explicado que hay indicadores que muestran "direcciones opuestas y que van a requerir un análisis más profundo". Así, aunque ha subido el desempleo también lo ha hecho la contratación un 28,64 %, hasta los 67.240 contratos, de los cuales un 13,2 % (8.875) han sido indefinidos, al tiempo que han bajado los perceptores de RGI en 636 (-1,1 %). 

El viceconsejero ha llamado a analizar con "cautela y perspectiva" los datos del paro de los próximos meses porque a partir de ahora la comparativa interanual tendrá como referencia los meses del confinamiento domiciliario, lo que "podría llevar a conclusiones equivocadas". Argumenta en este sentido que el incremento de un 0,77 % y 993 personas en este último mes "no puede ser en absoluto comparable" con el 9,36 % de marzo de 2020, cuando hubo casi 11.000 parados más. Gurpegui ha expuesto además que históricamente en épocas de normalidad económica en marzo el paro baja, mientras que sube en momentos de crisis, tal y como ha ocurrido este año. Sin embargo, ha valorado, la afiliación a la Seguridad Social "se ha comportado como en los años de crecimiento". 

Estos indicadores, según ha dicho, "pueden apuntar en direcciones opuestas", por lo que requieren de un análisis "más profundo". Gurpegui ha indicado que el mes de marzo "ha sido atípico en muchas cosas", de forma que "a las incertidumbres propias del momento", se les ha sumado el reciente ataque informático sufrido por el Servicio Público de Empleo Estatal. El viceconsejero ha explicado que, ante este ataque, Lanbide optó por proteger su propio sistema informático. Además, desde el 9 de marzo se activó la renovación automática de la demanda de empleo, ante la dificultad de materializarla en sistemas informáticos y presenciales.

Continua la desigualdad 

Otra cuestión "relevante" es que el paro vuelve a incrementarse más entre las mujeres que entre los hombres, después de que se hubiese mantenido la empleabilidad de las trabajadoras "debido a que los sectores esenciales son claramente feminizados". Junto al paro femenino, vuelven a aumentar los desempleados entre los más jóvenes y entre los mayores de 54 años, en términos similares. El viceconsejero ha reconocido que "se mantienen estas corrientes de desigualdad de fondo que son estructurales en nuestro mercado laboral".

En cuanto a la contratación, ha destacado el "fuerte" incremento del 28,64%, y especialmente el aumento de los contratos indefinidos. Gurpegui ha precisado que se ha producido un impulso interno al sector hostelero y de alojamientos ligado a la Semana Santa, sectores en los que, por su propia naturaleza, la temporalidad es mayor. Por otra parte, ha señalado que el número de perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos disminuye un 1,1%, en 636 personas, tras varios meses de crecimiento sostenido en el tiempo. No obstante, en la actualidad, hay 2.639 personas más cobrando esta prestación que hace un año.

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados