Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno vasco cree que su plan de empleo está generando contratos temporales entre los jóvenes

En los dos últimos años, el Gobierno estima que más del 80% de los contratos generados por su plan de empleo han sido contratos temporales

Un joven trabajador. / EP
Un joven trabajador. / EP

El mercado de trabajo, tras lo peor de la pandemia, se ha convertido de nuevo en la principal preocupación de la sociedad vasca. Así lo ha venido reflejando los últimos sociómetros elaborados por el Gobierno vasco: el último, sin ir más lejos, cifraba en un 56% el porcentaje de la sociedad que señalaba entre los principales problemas de Euskadi. Dentro del problema general del paro, el empleo juvenil acapara buena parte de las preocupaciones, con una tasa del 17,9% en Euskadi que supone un 73,9% por encima de la tasa de paro general.

Para combatir el problema del desempleo el Gobierno vasco presentó en 2020 Berpiztu, su programa quinquenal para la reactivación económica y del empleo hasta 2024. Un plan que pretendía movilizar una inversión de 1.615 millones de euros para generar 135.080 puestos de trabajo a lo largo de estos cinco años. El empleo juvenil pretendía acaparar de esos empleos 25.800, a los que sumarían otras 37.514 contrataciones de trabajadores jóvenes generadas por los programas de empleo generales, sumando un total de 53.315 puestos de trabajo. Sin embargo, en el primer año de ese plan, el programa del Ejecutivo autonómico, con una inversión de 18 millones de euros, solo ha conseguido activar 4.163 empleos, de los cuales 2.519 llegaron en el último cuatrimestre del año, ya con la nueva legislatura completamente en marcha. Así se desprende de una documentación remitida por el lehendakari Urkullu al Parlamento vasco a instancias de la parlamentaria de EH Bildu Eraitz Sáez de Egilaz.

Sáez, en el escrito por el que pedía información al Ejecutivo autonómico, solicitaba detalles sobre la calidad del empleo joven generado dentro de Berpiztu. Ante la pregunta por el perfil de los nuevos puestos de trabajo, Lakua responde extrapolando las estadísticas oficiales de Lanbide sobre contratación de menores de 24 años a lo largo de 2020. Es decir, el Gobierno suscribe que en 2020 Berpiztu ayudó a generar un empleo que en el 87% de los casos fueron contratos temporales y en el 53% fueron a tiempo parcial. De hecho, sobre los 2.519 puestos de trabajo generados ya en la nueva legislatura, el Ejecutivo da por buenos los datos de que 2.192 contrataciones fueron temporales y 1.335 a tiempo parcial.

En 2021, la casuística es exactamente la misma. El Ejecutivo autonómico extrapola los datos generales del empleo joven en Lanbide para caracterizar los 4.352 puestos de trabajo que creen que ha creado Berpiztu en 2021 gracias a la inversión de 30 millones que ha realizado Lakua a través de programas como los destinados a impulsar el emprendimiento joven, a facilitar la transición del mundo educativo al laboral o 'Lehen Aukera'. Atendiendo a los datos del ente vasco, el 81,5% de los contratos creados gracias a Berpiztu fueron temporales: 3.550. También fueron mayoría los contratos a jornada parcial según las extrapolaciones que realiza el Ejecutivo vasco usando las cifras de Lanbide: en 2021 Berpiztu creó 2.355 puestos de trabajo a jornada parcial frente a 1.997 contrataciones a tiempo completo.

El informe completo del impacto de Berpiztu en 2021 va a ser presentado este mismo mes de marzo y es ahí donde, según explica el lehendakari en el documento que remite al Parlamento "se podrán disponer de los resultados reales" de cómo está sirviendo el plan gubernamental para fomentar el empleo juvenil. Pese a ello, en este documento es el propio Urkullu el que hace las extrapolaciones de los datos de Lanbide en vez de decir que desconoce las cifras por las que le pregunta Sáez como hace cuando se le interroga por el salario medio que han generado esos contratos. El Gobierno vasco

Destacados