Pásate al MODO AHORRO

El Gobierno vasco sigue sin una fecha para la Comisión Mixta que decidirá sobre el endeudamiento

El Ejecutivo de Pedro Sánchez no cierra un encuentro crucial para las cuentas vascas y para la concertación de varios impuestos y el departamento de Azpiazu teme que se posponga hasta septiembre

Una reunión anterior de la Comisión Mixta de Concierto. / EP
Una reunión anterior de la Comisión Mixta de Concierto. / EP

El Gobierno vasco sigue a la espera de que Madrid fije la reunión del la Comisión Mixta del Concierto, un encuentro que es trascendental para las finanzas vascas por los asuntos que deben tratarse en ella y que debería haberse celebrado hace meses.

Fuentes del departamento de Economía y Hacienda del Gobierno vasco han confirmado que siguen intentado cerrar una fecha para el encuentro sin conseguirlo, y que, a las alturas que estamos, ya iniciado el mes de julio, no descartan que la intención del Ejecutivo de Pedro Sánchez sea posponer la reunión para el mes de septiembre. En ese encuentro, el Gobierno vasco quiere poner sobre la mesa la necesidad de seguir endeudándose para mantener la inversión en los próximos presupuestos, por los que los retrasos en concertar la cita está incomodando mucho al Ejecutivo de Urkullu. 

Si bien es cierto que las directrices de la UE permiten acudir al endeudamiento un año más, -en 2023 es posible que vuelva a imponerse la política de austeridad-, el porcentaje en el que se incrementará esa deuda deberá acordarse en el seno de esta Comisión Mixta, órgano bilateral en el que se sientan el Gobierno autónomo y el central.

El Ejecutivo vasco quería llega al verano con una idea clara del nivel de endeudamiento al que podrá llegar en las próximas cuentas, pero cada vez son más las dudas de que el encuentro pueda cerrarse este mes. Posponerlo a septiembre, sobre todo si no existe una fecha cerrada con anterioridad, podría alterar el calendario que maneja el Ejecutivo vasco, que contempla empezar a perfilar los presupuestos que corresponde a cada departamento en el mes de octubre.

Para 2020 y 2021, las administraciones pactaron con el Gobierno central un endeudamiento de 3.300 millones con el fin de hacer frente a los gastos extraordinarios y al parón de la economía por el confinamiento.

En concreto se fijó para 2020 un objetivo de déficit del 2,6% del PIB, 1.716 millones de euros, y un 2,2% para 2021, lo que se ha traducido en 1.617 millones. En el acuerdo se recogió, por primera vez, la capacidad de endeudamiento de las Diputaciones con 595 millones millones de euros en 2020 y 588 millones para 2021.

Nuevos impuestos sin concertar

Además del endeudamiento, la Comisión Mixta del Concierto tiene pendiente determinar el modo de concertación de nuevos impuestos, como es el caso de impuestos referidos al comercio online,  a la compra de acciones o 'tasa Tobin', o los conocidos como ´tasa Google´.

Según recuerdan en el Gobierno vasco, la concertación de los nuevos impuestos debe estar acordada tres meses antes de que salga publicado en el BOE y en en este caso están publicados desde el mes de enero sin que se haya pactado cuál va a ser el mecanismo por que la recaudación se lleve a cabo desde las Haciendas forales vascas.

Aunque por ejemplo en el caso de la 'tasa Tobin', que graba con un 0,20% las adquisiciones de acciones de las empresas que tengan una capitalización en la Bolsa de más de 1.000 millones de euros, las autoliquidaciones correspondientes a los cuatro primeros meses no han tenido que presentarse hasta el 10 de junio -a partir de ahí su liquidación es mensual.- ya se va tarde en el acuerdo de concertación. Y lo mismo para el resto de las tasas.

El Gobierno vasco quiere plantear también en este encuentro la necesidad de que las instituciones vascas estén presentes en todos los foros internacionales en los que se trata sobre política fiscal, entre ellos la OCDE, en un momento en el que se están acordando políticas que se dirigen hacia una cierta armonización fiscal en ciertos impuestos como el de Sociedades aplicado a las multinacionales. "No podemos ser ajenos al debate fiscal" que se está produciendo, ha dicho en reiteradas ocasiones el consejero Pedro Azpiazu. 

Esa es una reivindicación histórica del PNV a la que el Gobierno central siempre da largas. De momento, las instituciones vascas solo participan en las reuniones del Ecofin, aunque de una forma bastante 'descafeinada', ya que las diputaciones vascas lparticipan en los grupos de trabajo previos en los que se preparan los encuentros posteriores del organismo comunitario.

 

 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados