Pásate al MODO AHORRO

EH Bildu califica de "proceso lamentable e historia penosa" lo ocurrido con Vital en Kutxabank

Iñaki Ullibarri describe los movimientos y designaciones dentro de Kutxabank como un "juego partidista disfrazado de independencia profesionales"

El juntero de EH Bildu, Iñaki Ullibarri y el parlamentario Unai Fernandez de Betoño en las Juntas Generales de Álava.
El juntero de EH Bildu, Iñaki Ullibarri y el parlamentario Unai Fernandez de Betoño en las Juntas Generales de Álava.

EH Bildu ha registrado una pregunta en las Juntas Generales de Álava para que el diputado general, Ramiro González, se manifieste sobre la última renovación de cargos dentro de Kutxabank que ha dejado a la Fundación Vital con tan solo un representante. Para ellos, este movimiento es el "capítulo final de una historia lamentable y un proceso penoso" y piden a González que, tras una primera respuesta tibia, se pronuncie y aclare si piensa hacer "algo más allá" y presentar algún tipo de iniciativa institucional para que el consejo de administración de Kutxabank modifique dicha decisión.

El juntero Iñaki Ullibarri ha expresado su malestar a 'Crónica Vasca' y ha descrito los movimientos y designaciones dentro de Kutxabank como un "juego partidista disfrazado de independencia profesionales". Para él, la pérdida de peso alavés dentro de la entidad es cada vez más notoria y es algo que "constata la pérdida de peso del PNV alavés en las decisiones estratégicas dentro de la dirección de su partido".

Ullibarri hace especial incapié en los problemas que están derivando de la gestión dentro de la entidad vascas que cada ofrece "menos servicios" a los pueblos pequeños alaveses con "menos sucursales, menos presencialidad, dificultades para la gente mayor.... la historia de cómo se han cargado las cajas públicas que en Álava es aún más grave".

La salida del consejo del que fuera diputado general de Álava y un destacado dirigente del PNV, Juan Mari Ollora, evidencia las tensiones políticas y territoriales que siguen palpitando entre las propietarias de Kutxabank, las fundaciones bancarias en que se convirtieron las antiguas cajas BBK, Kutxa y Vital y que se reparten el accionariado con un 57%, un 32% y un 11% respectivamente. Con este movimiento, la alavesa quedará con un solo representante por los cuatro de BBK y los tres de Kutxa. Atendiendo al reparto del accionariado esta nueva distribución sería más representativa y ajustada al peso de cada entidad y comenzaría a invertir una situación que generaba cierto sentimiento de agravio en BBK.

Archivado en:

Destacados