Pásate al MODO AHORRO

Podemos Euskadi se envuelve en dudas tras la marcha de Pablo Iglesias

La formación que lidera Pilar Garrido busca el reconocimiento de su singularidad vasca con la nueva dirección estatal del partido

Miren Gorrotxategi y David Soto, líderes de Elkarrekin Podemos. / EP
Miren Gorrotxategi y David Soto, líderes de Elkarrekin Podemos. / EP

Elkarrekin Podemos atraviesa una situación complicada. En las últimas elecciones autonómicas perdió 5 de los 11 escaños que tenía y se vio abandonado por gran parte del electorado que incluso le había llevado a ser la fuerza más votada en Euskadi en la elecciones generales de 2016. Las luchas intestinas y la falta de conocimiento del público de la nueva dirección impulsada por Pablo Iglesias (Pilar Garrido como coordinadora general y Miren Gorrotxategi como portavoz parlamentaria) le han abocado a una travesía tortuosa que intentan superar para recuperar el impulso.

La dimisión de Pablo Iglesias supone la marcha del gran valedor del nuevo proyecto vasco que reemplazó al equipo 'errejonista' de Lander Martínez aunque la previsible elección el próximo 12 de junio de la navarra Ione Belarra (ministra de Derechos Sociales) como nueva líder de Podemos y el tándem que pretende formar con Yolanda Díaz (ministra de Trabajo) en próximas elecciones también puede ser, a priori, favorecedor a los intereses del la formación vasca. 

David Soto, secretario de organización de Elkarrekin Podemos, reconoce que la nueva dirección le suena bien y que, a su juicio, la retirada de Pablo Iglesias "no debe suponer problema alguno a nivel vasco, aunque sí es en principio un varapalo para Podemos en el conjunto del Estado". Pero también cree que Ione Belarra y Yolanda Díaz pueden formar un "buen tándem". Desde Elkarrekin Podemos ya han hablado con Belarra y sus sensaciones son positivas. "Desde la dirección autonómica le hemos trasladado que es necesario una mayor reconocimiento de la plurinacionalidad de Podemos y que se asuma la singularidad y especificidad de lo vasco. Y parece que sí va a ir en esa dirección", comenta Soto. De hecho, Ione Belarra ha presentado este mismo sábado en Valencia su candidatura a dirigir Unidas Podemos y asegura, entre otras cosas, que quiere liderar un proyecto plurinacional y descentralizado.

Porque es cierto que hasta ahora, el proyecto de Podemos en Euskadi ha estado siempre muy ligado y mediatizado por lo que sucedía en Madrid, sobre todo debido a las encarnizadas luchas internas entre Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. "En Catalunya, con En Comú Podem, están más diferenciados y adaptados a su realidad. Aquí todavía lo estamos intentando", asume Soto.

Además de encontrar la propia personalidad, Elkarrekin Podemos intenta hacerse un hueco como proyecto político que recupere el atractivo para el ciudadano. Su objetivo es ser reconocido como un partido útil capaz de acordar con unos y con otros. "Creemos que a medio plazo nuestro proyecto de intentar ocupar esa centralidad entre PNV-PSE y EH Bildu puede resultar interesante. De hecho, tanto unos como otros nos llaman al acuerdo de forma constante", afirma Soto.

Eso no significa que Elkarrekin Podemos renuncie al tripartito de izquierdas por el que abogaron antes de las últimas elecciones autonómicas. "Esa idea no está olvidada y seguimos pensando que se pueden buscar fórmulas en ese sentido, si no ahora en el Gobierno vasco, sí a nivel municipal y foral", desvela Soto.

En todo caso, la posición actual de Elkarrekin Podemos sigue siendo complicada. La marcha de Pablo Iglesias y el derrotero que tomará la nueva dirección en Madrid plantean aún más dudas en una formación que sigue buscando su sitio en Euskadi. 

Archivado en:

Lo más leído
Destacados